La química del amor puede ser más adictiva que cualquier droga.

El amor es uno de los sentimientos más especiales que puede disfrutar el ser humano y la química tiene mucho que ver. Incluso, todos los seres vivos de este planeta estamos conectados por él. Pero, te has preguntado porque tiene que ser tan difícil? ¿has sufrido por amor alguna vez? ¿Has sentido como que te hayan roto el corazón?

En esta ocasión, vamos a hablar de los efectos del enamoramiento y lo llamaremos «amor». Al final de este post, veremos que son totalmente diferentes.

Tabla de Contenidos:

Que efectos químicos hay detrás del amor?

El amor, las hormonas y la química.

La oxitocina: el abrazo que vale más que mil palabras

La serotonina: el neurotransmisor de la felicidad

La dopamina: lo que nos hace adictos al amor

Noradrenalina: la dosis de adrenalina

El amor versus la razón

Neurobiología del Amor

Que efectos químicos hay detrás del amor?


La química del amor es capaz de hacerte sentir un subidón y vivirlo intensamente, hacerte sufrir un fuerte bajón o hacerte sentir la dependencia por alguien. Lo que se dice acerca del amor, que es como una droga es totalmente cierto, y tiene ciertos efectos secundarios realmente curiosos (ya hablaremos de ellos mas adelante).

Tal y como señala un estudio del Albert Einstein College of Medicine, cuando el amor se termina, las consecuencias de la ruptura se asemejan al comportamiento de los adictos a las drogas cuando deciden dejarlas. La adicción es tan fuerte que puede desembocar en graves conductas depresivas y obsesivas. Dicho de otra manera, el amor puede provocar dependencia emocional.

El amor, las hormonas y la química.

El amor libera en nuestro cuerpo, algunos neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, como también, algunas hormonas como la oxitocina. Por eso es que cuando nos enamoramos nos sentimos pleno/as de energía, en un estado de excitación constante y nuestra percepción de la vida es maravillosa. Pero al cabo del tiempo, llega la tolerancia al efecto de estos neuroquímicos, (al igual que alguien que consume drogas) o lo que comúnmente se conoce como habituación

Cuando el flujo químico desciende o ya no hace efecto debido a la habituación , algunas personas lo interpretan como una pérdida de amor. Pero como he mencionado anteriormente, lo que realmente sucede es que los receptores neuronales se han acostumbrado a ese exceso de flujo químico. Entonces comienzan las crisis y los replanteamientos, algunas veces acompañados con frases como “Ya no siento lo mismo”. Pero romper con una relación no siempre es tan fácil.

Quizás te interese: 18 cosas que suceden cuando pierdes al amor de tu vida

El cerebro necesita un proceso de recuperación para volver a «trabajar» con los niveles normales de flujo químico, por lo que hace falta dejar pasar el tiempo para recuperar la estabilidad química.

La oxitocina: el abrazo que vale más que mil palabras

la química del amor


Todo este flujo químico natural en nuestro cuerpo puede hacernos perder la razón, pero, ¿por qué pasa todo esto?

El profesor de la Universidad de Edimburgo Gareth Leng cree que la oxitocina ayuda a establecer lazos permanentes entre los amantes tras la primera oleada de emoción. La hormona actúa «cambiando la forma de las conexiones» de los miles de millones de circuitos neuronales. Esta hormona es conocida como el neurotransmisor asociado a la confianza, o también como la de los abrazos y se libera en cantidades enormes durante el orgasmo y en cantidades más pequeñas cuando alguien te coge de la mano, te abraza o cuando los animales lamen a sus bebés.

Oxitocina, la droga natural

La oxitocina es una sustancia segregada por el cuerpo y actúa como una droga, liberando transmisores como la dopamina, la noradrenalina (norepirefrina) o la serotonina. Estos neurotransmisores permiten inundar el cerebro de feniletilamina. Este compuesto químico es de la familia de las anfetaminas, y segun la teoría de Donald F. Klein y Michael Lebowitz del New York State Psychiatric Institute surgida en los 80s tiene una duración en el cerebro de unos 4 años. Ellos también descubrieron que el chocolate es rico en este compuesto, por eso es habitual que se el «fiel compañero» durante el “mal de amores”.

Quizás te interese: Como reconocer al amor verdadero?

Solo los reptiles liberan oxitocina durante el acto sexual, pero los mamíferos la producen todo el tiempo. Es por eso que los reptiles se mantienen alejados de otros reptiles, excepto cuando se aparean, mientras que los mamíferos forman apegos familiares, las camadas o los rebaños.

Creencias, ideas y valores.

Cuanta más oxitocina liberas, más unido/a te sientes a la otra persona. Los niveles de liberación de neurotransmisores u hormonas, dependen también de nuestras creencias y de nuestra percepción de las cosas. Nuestros prejuicios, ideas, valores, experiencias, expectativas, o incluso las fantasías que tengamos, pueden hacer que liberemos más o menos químicos. Este proceso sigue una pauta fija: más contacto, más oxitocina.

El contacto con una ex-pareja puede revivir esas conexiones entre las neuronas, y es por eso que la mayoría de psicólogos expertos recomiendan una terapia de todo o nada para superar una ruptura. Al dejar de mantener contacto con esa persona una vez amada, las conexiones se debilitan, y con el paso del tiempo, las recaídas son cada vez menos frecuentes.


La oxitocina y los celos

La oxitocina, también juega un rol importante en los celos. Para nuestro cerebro de mamífero, la perdida de confianza es una emergencia potencialmente mortal. Cuando por ejemplo, una oveja se separa de su rebaño, los niveles de oxitocina descienden y los de cortisol aumentan. El cortisol es una hormona que se libera como respuesta al estrés, por lo que provoca la sensación que experimentamos como miedo, pánico o ansiedad. En las ovejas funciona motivándolas a volver a su rebaño antes de que vivan una situación de peligro para sus vidas. En los humanos, el cortisol convierte expectativas frustradas o falta de confianza, en situaciones de emergencia.

Quizás te interese: Como acabar con las relaciones tóxicas

La serotonina: el neurotransmisor de la felicidad

La serotonina es un neurotransmisor que actúa sobre las emociones y el estado de ánimo. Es la responsable del bienestar general, de generar optimismo, del buen humor y de la sociabilidad. Además, es conocida por representar un rol importante en la inhibición de la ira y la agresión. Los niveles bajos de serotonina, están asociados con la depresión y la obsesión (síntomas estos del desamor). Los fármacos como el Prozac son antidepresivos, se encargan de aumentar los niveles de serotonina para corregir el déficit neuroquímico. Vivir experiencias positivas constantes y los pensamientos positivos, también ayudan a a aumentar los niveles de serotonina. En cambio los pensamientos negativos o desagradables, las malas noticias, enfadarse o hablar de cosas tristes y preocupantes inhiben completamente la activación de la serotonina.

La dopamina: lo que nos hace adictos al amor

La dopamina está íntimamente relacionada con el placer, y es el neurotransmisor que desempeña un papel importante en los en el amor, por tambien en los juegos de azar, el uso de drogas. Cuando nos enamoramos, la dopamina se dispara, haciendo que los integrantes de las parejas se sientan eufóricas y enérgicas. “Sí alguien es único en tu vida y todo gira en torno a esa persona, es porque tu sistema de dopamina se ha disparado», dice la antropóloga biológica Helen Fisher, en su libro «El cerebro enamorado».

La dopamina es importante porque esta implicada en el sistema de recompensa. El placer hace que nos sintamos bien, que tengamos relaciones sexuales, que ingiramos alimentos, en definitiva, que hagamos cosas que nos permitan seguir adelante. Pero tanto en la droga como en el amor, cuando el estímulo externo (droga) o interno (oxitocina) desaparecen, puede crear problemas serios para una persona. Entonces aparecen el síndrome de abstinencia y la obsesión.

Noradrenalina: la dosis de adrenalina

Otro componente que nos sacude internamente, la noradrenalina o norepirefrina que es el neurotransmisor que induce a la euforia en el cerebro, excitando el cuerpo, dándole una dosis de adrenalina natural. Esto hace que el corazón lata más rápido (típica alusión al enamoramiento), la presión arterial se eleve y que respiremos más enérgicamente para que llegue más oxigeno a la sangre. Provoca el síntoma de las palmas sudorosas y de los rubores tan comunes en las primeras etapas del enamoramiento.

Tal vez te interese: Como dejar de sabotear tu relación de pareja

El amor versus la razón

Los animales son sorprendentemente exigentes con quien deciden vivir a su lado. El tan de moda «amor libre» no es algo natural. En cada especie, el sexo, tiene algo de preliminar.

la química del amor


Los animales solo tienen relaciones sexuales cuando la hembra es activamente fértil, excepto los bonobos (que lo hacen por para resolver conflictos o por la alimentación). Los hembras de chimpancé sólo tienen relaciones sexuales cada cinco años. El resto del tiempo están embarazadas o en lactancia, y sin la ovulación, por lo que los machos no están interesados. Cuando la oportunidad llama, todos están preparados para el evento.

La selección natural

Mediante la selección natural nuestro cerebro evolucionó para maximizar la reproducción y los neuroquímicos que afectan a nuestra conducta para mantenernos felices evolucionaron para promover aun mas estas conductas reproductivas. En la actualidad, esto no tiene mucho sentido, ya que vivimos en un mundo con controles de natalidad, basados en las presiones de sostenibilidad. Pero cuando vivíamos en un mundo mas conectado con la naturaleza, la supervivencia de la especie estaba centrada en en reproducir muchos bebés. Y este es el motivo fundamental por lo que la selección natural ha creado un cerebro capaz de administrar sustancias químicas «felices» para que recompensen el comportamiento reproductivo.

Amor y Reproducción.

El amor promueve la reproducción, lo cual provoca en nuestro organismo una gran cantidad de sustancias químicas, que nos producen felicidad. En nuestros tiempos y a través de los métodos anticonceptivos, hemos «aislado» al sexo de su aspecto meramente reproductivo. El amor es el motiva a recorrer el mundo entero si hace falta, con tal de estar a solas con esa persona especial.

Quizás te interese: Expectativas, como manejarlas para ser felices

Los neuroquímicos hacer su trabajo sin palabras, y nosotros buscamos palabras para explicar la locura de nuestras motivaciones o sensaciones.

Conclusión.

En resumen, queremos ser felices y tener el máximo de neuroquímicos de la felicidad, ya que como hemos mencionado, son las drogas que produce nuestro organismo. Esperamos ser felices con nuestra pareja y también lo esperamos de otros aspectos de la vida. Saber por qué sucede esto, puede ayudarte a manejar y a entender tu comportamiento, a pesar de las señales neuroquímicas confusas.

Hay buenas noticias. No te culpes a ti mismo/a si no estás igual de enamorado/a que el primer día. Hay que saber distinguir el amor del enamoramiento. El amor tiene que ver con las creencias, los valores y con una fuerza invisible, que une a todos los seres vivos de este planeta. El enamoramiento en cambio, son una serie de reacciones químicas producidas en diferentes regiones cerebrales que nos hacen tener una percepción idílica de una persona.

Esto no es malo, nada malo, simplemente te ha tocado vivir con el «sistema operativo» que ha mantenido a los seres humanos vivos durante millones de años.

Bibliografía recomendada:

A continuación algunos libros que te pueden ser útiles a la hora conocer mas la química del amor, son libros seleccionados de Amazon que tienen una puntuación de 4 estrellas o mas, espero te gusten!

Neurobiología del Amor

¿Por qué nos enamoramos? ¿Dura el amor para siempre? En esta charla analizamos lo que sucede en el cerebro durante el enamoriamiento.

Tal vez te interese...

Te gusto lo que has leído en este post? Compartelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email