Todos tenemos expectativas en nuestras vidas: lo que queremos de la vida y en quién queremos convertirnos. Creo que una de las claves de la felicidad, reside en la gestión de las expectativas hacia las personas con las que interactuamos y con las circunstancias. Si no tienes expectativas, nada te decepcionará. Una tendencia general es creer que la forma en que tratamos a los demás, será la forma en que somos tratados. Habitualmente esto no es así.

Debes asegurarte de entablar relaciones con alguien que tenga un corazón tan grande como tú. Si no lo hace, puede sentir que se está aprovechando de usted o que se lo está reduciendo. Necesitas encontrar personas que aprecien lo que haces por ellos y que corresponda estas acciones.

Hay dos formas de ser feliz: mejorar tu realidad o disminuir tus expectativas.

Disminuir tus expectativas al mínimo te permitirá aceptar los defectos que tiene cada persona. Necesitamos aprender cómo asumir la responsabilidad de nuestras propias vidas y nuestras propias decisiones antes de que podamos esperar que otros hagan lo mismo.

Uno de los mayores desafíos que enfrentamos en la vida es aprender a aceptar a las personas por lo que realmente son. Una vez que te des cuenta de que tus expectativas no pueden cambiar a las personas, te irá mejor. El problema surgirá cuando las expectativas no se materialicen. Si descubres que te estás desviando del camino mucho más que las personas con las que te rodeas, puede ser el momento de buscar un nuevo grupo de amigos.

Da sin expectativas, acepta sin reservas y ama con cierta vacilación.

Las expectativas poco realistas, la mayoría de las veces conducen a la decepción. Son muchas las personas que están obsesionadas con encontrar la perfección en su pareja o en su vida laboral y como la perfección que buscan no existe, tarde o temprano se sienten frustradas cuando chocan con esa realidad.

Las consecuencias de tener expectativas demasiado altas, hace que en ciertas circunstancias, nos impida disfrutar por completo de la experiencia que estamos atravesando. No sentimos que nos llene, no esta a la altura. Si te sientes así mas veces de las que te gustaría, necesitas «reajustar» tus expectativas. No esperes nada, solo ten una mente abierta, tanto sea ante ese viaje que vienes planeando, como en esa cita que se aproxima, con ese alguien que te interesa conocer mas a fondo. No pongas etiquetas, no las uses!

Antes de poner a una persona en un «pedestal» (o mantenerla ahí) planteate si es realmente justo para ella que hagas eso. Es una persona que no esta al tanto de tus expectativas (que incluso pueden ir cambiando con el tiempo) por lo que en algún momento no las cumplirá. Significa esto que ha cambiado? que no te ama como antes? absolutamente no!!!!

Espera lo inesperado, cree en lo increíble y logra lo inalcanzable

La decepción que conlleva que alguien no cumpla con tus expectativas puede llevar a varios «planes de acción», incluido el intentar cambiar a esta persona para que cumpla con tus expectativas y si no lo hace, puede que incluso muestres cierta ira hacia esa persona. Pero esa persona no tiene mas responsabilidad que la de sus actos, la culpa es tuya por poner tanta presión en ella.

Las expectativas son la raíz de todos los dolores de cabeza

Ten en cuenta el hecho de que a veces la vida te cambia de carril, tu quieres ir en una dirección y suceden cosas que te desvían un poco del camino. En esos momentos es cuando tienes que bajar al mínimo las expectativas, dejar que todo fluya, pero sin que esto signifique que tienes que abandonarte. Manten una mente positiva y confía en ti, las expectativas son de salir adelante, pero no las pongas muy altas, del tipo «esto tiene que terminar ya!» porque todo lleva su tiempo y te decepcionaras viendo que el tiempo es imperturbable a tus deseos.

Cambia expectativas por aceptación que es un rasgo sorprendente que debes trabajar activamente. Cuando las cosas no funcionan como lo habíamos planeado, es mucho más beneficioso darse cuenta de que así es como funciona la vida en lugar de frustrarse por la situación. Ten esperanza en lugar de expectativas y no te sentirás tan decepcionado/a.

 

Tal vez te interese...

Te gusto lo que has leído en este post? Compartelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email